Consejos para aprender español siendo principiante
906
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-906,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Español para principiantes

No es difícil conseguir un nivel básico de castellano. Para aprenderlo damos algunos consejos. Para todos los nativos, estos consejos servirían también para aprender otros idiomas: Tener un objetivo, y tener claro para qué necesitas el idioma. No es lo mismo aprenderlo para una semana de vacaciones que para el uso en el trabajo o para estudiar.

Consejos para aprender castellano:

Estar motivado, no obligado. La motivación podría venir por varios factores: que quieras comunicarte con amigos, compañeros de trabajo, con clientes, con el grupo con el que juegas en una partida de golf, que quieras conseguir un trabajo en otro país, que quieras viajar al país de tus sueños, mejorar tu C.V., que quieras entender a tu ídolo de fútbol, tu videojuego, la banda de música preferida etc.

Ponte un reto: Lo importante es ponerse un reto y sub-retos (en 6 meses, en un año etc.) y combinarlo con una imagen positiva que lo refleje para que puedas recordarlo cuando baje tu nivel de motivación. Cuando has conseguido un reto, date una recompensa, aunque sea pequeña. Es importante para que te sientas motivado.

Imagínate qué pasaría una vez que hubieras conseguido tu reto: Con esta imagen de éxito miras atrás y te ríes de tus excusas y dificultades anteriores.

Búscate un curso que se adapte a tus necesidades y gente de tu edad: Para pasar unas vacaciones en España no es importante saber traducir a Cervantes o leer un periódico, sino comunicarte en el día a día de un viajero.

Apúntate en un curso: Hablar un idioma significa comunicar con otros. Es importante, porque aprendes de otros y sobre todo ves que tienen los mismos problemas que tú. Además podrías hacer amigos y sentirte motivado. El curso te obliga también a asistir con cierta frecuencia.

Aprender palabras en un contexto, idealmente en un contexto que te interese: Es más práctico que aprenderse 100 verbos irregulares dentro de una semana como un robot.

Decorar tu casa con post-its de las palabras que quieres aprender. Sobre todo a principio sirve esta visualización, porque los ves todos los días.

Escuchar música en el idioma que quieres aprender y cantar. Es otra forma familiarizarse con el sonido y sobre todo antes de dormir es muy eficaz.

Cómprate algunos libros para niños en este idioma: Son mucho más fáciles de entender y además están ilustrados con dibujos.

Cuando aplicas la primera vez algunas palabras aprendidas, no deberías tener miedo ni vergüenza en utilizar algunas palabras, aunque las miradas que recibas sean del tipo “no sé lo que me quieres decir”. Avísales que eres principiante en el idioma, que te repitan, que hablan más despacio, que te lo escriban en un papel etc. Si no se los comunicas, no entenderán tu problemática.

No seas perfeccionista y acepta la crítica constructiva. A los que te critiquen de una manera injusta o se rían de ti pregunta lo siguiente: ¿Y cuántos idiomas hablas tú? Suele funcionar, porque la gente que han aprendido varios idiomas no suelen criticarte, sino te motivan.

Hablar con la gente local: Aunque cuesta al principio, es imprescindible para aprender un idioma. Aprovecha cada oportunidad: taxi, autobús, tienda, museo, restaurante, chat en internet etc. También te da mucha motivación cuando veas que ya has entendido algo.

No te dejes desmotivar si no puedes seguir periódicos o películas: tienen su propio lenguaje, entre muy formal y muy informal, así que no es para principiantes.

No te dejes desmotivar si no entiendes nada cuando hablas por teléfono. Es mucho más fácil ver la cara y boca de una persona, que lógicamente no tienes cuando estás hablando por teléfono.

Motiva a las personas cercanas para que te corrijan: Te sirve para detectar errores que ya son parte de tu vocabulario.

Tener claro: Aprender un idioma significa disciplina y trabajo continuo, pero te abre un mundo nuevo. Merece la pena. Recuérdate la imagen.

Muévete en entornos estimulantes: Cuando veas en una universidad o escuela de idiomas cuanta gente aprende este idioma, verás que no eres el único. Igual que cuando entras en una librería profesional con libros en otros idiomas etc. Que te motivan a seguir adelante.

Cursos de idioma en otro país: Elige un país o una región donde realmente se habla el idioma castellano. Evita lugares dónde se encuentran muchas personas de tu idioma nativo, porque la idea es que en tus alrededores no hay muchas personas que hablen español, sino que te “obliguen” a comunicarte en el idioma que quieres aprender.

Combinar una actividad con el aprendizaje del idioma: p.e. Si te gusta el golf, podrías buscarte una clase golf+idioma, si te gusta la cocina: hacer un curso de cocinar tapas y aprender castellano etc.

Recomendamos combinar un curso con vacaciones en un lugar que te guste en Andalucía, en las vacaciones, en un entorno agradable es más fácil empezar aprender un idioma. Ya adquirirás una buena base con la que podrías seguir en casa.

Más información