Antequera, los dólmenes, patrimonio de la Humanidad
492
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-492,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Visita a Antequera en Andalucía

La ciudad de Antequera

Antequera es una ciudad con Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pertenece a la provincia de Málaga. Frontera geográfica natural que conecta el valle del Guadalquivir con la zona costera mediterránea y el interior de la cordillera bética. Está situada a tan solo 30´ de la Costa del Sol, a 45 Km. de Málaga capital, y a una hora de Sevilla, en el corazón de Andalucía y al pie del parque natural del Torcal.

 

La ciudad de Antequera, por su localización geográfica, cruce de caminos en la que se ha denominado “kilómetro cero de Andalucía”, y por las condiciones favorables para el asentamiento humano, por las posibilidades de explotación de su medio natural, fue ocupada por el hombre sin límite de continuidad desde mediados del neolítico hasta la actualidad.

La historia de Antequera

Primer conjunto megalítico de Europa Continental: Para el viajero que quiera conocer algunos de los aspectos más destacados de la época llamada “revolución neolítica”, en Antequera un importante número de yacimientos arqueológicos prueban la existencia de su ocupación de este periodo comprendido en la península ibérica desde el 6000 a.C. hasta el 3000 a.C. Existen representaciones con pinturas esquemáticas en cuevas de sus alrededores, como en la zona de formación Cárstica del Torcal, al sur, y en la sierra de Molina, con asentamientos humanos en cuevas como el la del Toro, de la pulsera o de la Higuera.

 

De la edad del bronce son representativos los dólmenes de Menga, Viera y el Romeral considerados unos de los conjuntos dolmenicos más importante de Europa y hoy catalogados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Lugares de Interés

Guía Luz recomienda una visita a estos tres dólmenes de Antequera, tres monumentos funerarios levantados por las primeras sociedades agrarias y ganaderas que se asentaron en la Vega antequerana, obras referentes de la arquitectura e ingeniería prehistóricas. Por la magnitud de los dólmenes, parece que en su construcción, debieron colaborar varios grupos humanos. La losa de cubierta del dolmen de Menga, pesa 150 toneladas. Es un enigma cómo consiguieron moverla.

 

También es interesante visitar al parque naturalEl Torcal de Antequera”, formación pétrea de árida belleza con multitud de desfiladeros angostos y formaciones rocosas de fantásticas formas y belleza sin parangón, una de ella es La Peña de los Enamorados, conocida por una leyenda que cuenta.

 

Tras las colonizaciones fenicias, la llegada de las legiones romanas ocuparon el sitio que recibió el nombre del AntiKaria, que significa antiguo, hecho que no pasó desapercibido para los nuevos dominadores del territorio, con restos hallados como una villa, ocupada desde el siglo I d.c. al IV en el Cerro del Castillo.

Entre los siglos VIII y IX se forma parte de la línea fronteriza del imperio bizantino que podría ser el origen de la fortificación del periodo árabe. También quedan muchos vestigios siendo los más importantes los restos de la antigua muralla y la alcazaba de Antequera, un recinto fortificado con sus dos torres, a cuyos pies se encuentra el arco de los gigantes, puerta de acceso decorada con capitel romanas.

 

La ciudad Antequera fue la primera ciudad re conquistada por los cristianos y tomada por el infante Don Fernando. El siglo XVI fue época del esplendor cultural y económico, existió una cátedra de gramática y se formó un importante núcleo de poetas manieristas y barrocos. Testigo de ello es la Real Colegiata de Santa María La Mayor, la primera iglesia con estilo renacentista de Andalucía.

Antequera también es conocida como ciudad de construcciones eclesiásticas con estilo barroco como la iglesia de San Juan de Dios, Iglesia de Los Remedios y la Iglesia de la Carmen.

En cuanto al patrimonio monumental hay que tener en cuenta el palacio de los Marqueses de la Peña de los Enamorados, el palacio del Marqués de las Escalonia (S. XVII), la casa de los Pardo (s.XVIII), Casa de los Colarte y palacio del Conde de Pinofiel de estilo barroco.

 

Recomendamos también una visita al “caminito del Rey”, un camino de 8,5 km a más de 100 metros sobre el Río Guadalhorce. Este sendero está situado entre los municipios de Álora, Ardales, Valle de Abdalajis y Antequera.

 

Antequera también dispone de una plaza de toros con un restaurante tradicional con buena carta de vinos. También alberga un museo del grupo alimentario Dcoop (anteriormente Hojiblanca), la mayor cooperativa agroalimentaria del sur de España  que promociona muy bien el patrimonio oleícola.

Más información